Inicio 06 de agosto de 2014

USD Obs.:     :     UF:     UTM:

La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse
La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse

Las nuevas tendencias del vino buscan con ansias productos innovadores, así lo ideal es guiar al consumidor a una nueva experiencia con sabores antes no probados...



¿Y si reciclar no es ...

¿Y si reciclar no es nuestro problema?


Ana María Farfan, Directora Desafio Ambiente


Las cifras tanto a nivel nacional como internacional frente al tema de la basura, son alarmantes. Peor aún, es cuando vemos las proyecciones a un plazo no mayor a 25 años respecto a la enorme  cantidad de desechos que serán arrojados a los diferentes vertederos, al mar, e  incluso a las calle.

Las estadísticas nacionales, en donde se reitera constantemente que un ciudadano en Chile elimina alrededor de 1.2 kilos de basura al día y que en un año los desechos aumentan a 438 kilos de los cuales solo  un 10% se recicla,  parecieran no  tener un efecto potente.

Incluso, organismos internacionales como el Banco Mundial han presentado cifras que clasifican a los países  de Sudamérica según los niveles de reciclaje, concluyendo que un latinoamericano desecha en promedio 7,5 kilos de basura al día, un 60% más de desechos que hace 18 años, para todo el territorio.

Pero, por más relevantes y críticas que sean las proyecciones, al parecer algo no está funcionando y las cifras poco importan.  Quizás, el sujeto de investigación y supuesto responsable de reciclar, no es el correcto.

Si bien existe una actitud positiva por parte de la ciudadanía frente al reciclaje, el enfoque de las políticas públicas dista de la realidad. Las campañas de reciclaje van dirigidas a los habitantes de un país o comunidad, sin embargo la industria, que es uno de los principales responsables en la emisión de desechos a nivel mundial, aún permanece a la sombra de toda esta problemática.

Basta con analizar la simple compra de un producto, en la cual no  solo pagamos por el bien adquirido, sino que también se nos otorga una enorme responsabilidad al tener que deshacernos del envase que lo contiene. Es probable que  utilicemos no más del 70% y el resto sea desechado; plásticos, bolsas, envases, frascos, botellas, todos con el mismo destino: nuestros basureros.

Un basurero de color, no es una solución si no existen políticas públicas que respalden su uso. Mientras en Chile, aún se discute la aprobación de la ley de Responsabilidad Extendida al Productor (REP),  que principalmente busca que los productores se hagan cargo de sus productos hasta el final de su vida útil,  en el resto del mundo se ha aplicado medidas correctivas con claros resultados. En Suecia por ejemplo, reciclan toda su basura, e incluso para suplir su necesidad se han dedicado a importar basura desde otros lugares de Europa. Esto, porque mediante procesos de incineración controlada, obtienen metano de la basura para distribuir energía a un porcentaje de los hogares. En Alemania, inauguraron un mercado de venta sin envases ni bolsas y los productos son ofrecidos a granel, un claro obstáculo para la emisión de desechos. En ambos ejemplos, los resultados son visibles y benefician al país de forma transversal.

Si bien existe una actitud positiva frente al reciclaje por parte de la comunidad, es urgente un espaldarazo legal que nos permita determinar responsabilidades a todos los actores de la cadena. La premisa es simple, quien recicla se beneficia y quien contamina paga.

Ana María Farfan @anenchen


Por Francisco Aviles
Etiquetada en: .



Deja un comentario

Connect with Facebook

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>