Inicio 16 de junio de 2006

USD Obs.:     :     UF:     UTM:

La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse
La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse

Las nuevas tendencias del vino buscan con ansias productos innovadores, así lo ideal es guiar al consumidor a una nueva experiencia con sabores antes no probados...



primeros impactos económicos de ubicación de planta de celulosa nueva aldea de celco


Así lo dio a conocer el representante de Itata Wines, Heinrich Männle, quien es propietario de la viña Männle ubicada a 20 kilómetros de Chillán en el pequeño valle de El Naranjal en la Octava región, el que manifestó su preocupación e inquietud por la situación que fue anticipada por organizaciones de productores de la zona y por la propia Corema el año 2000, cuando rechazó el Estudio de Impacto Ambiental de la planta de celulosa por estimar que era dañino para la salud y por ser incompatible con las actividades productivas del valle.

El empresario puntualizó que tenía lista la partida de 80 mil unidades de vino orgánico de alta calidad para el país europeo. Sin embargo, al saberse que los productos provenían de la cuenca de Itata, donde próximamente iniciará sus operaciones el complejo de Celco descargando sus riles directamente al río y con emanaciones gaseosas contaminantes, sus compradores echaron pie atrás.

“En este momento el valle del Itata está en peligro. Hay una zonificación donde están todos los valles con denominación de origen y obviamente la planta de celulosa está poniendo en riesgo la exportación de la venta de vinos de alta calidad”, expresó preocupado. “Estamos bastante inquietos. Suecia es un país muy forestal y saben lo que significa una empresa de celulosa y los productos orgánicos que produzco se ven mucho más afectados con un impacto ambiental de esta magnitud”, agregó.

IMAGEN INTERNACIONAL EN PELIGRO

La Viña Männle ofrece un vino sofisticado y de alta calidad de acuerdo a estándares internacionales. Por tal razón, Männle indicó que el rechazo a la partida demuestra que la imagen internacional de los productos del valle se ha deteriorado y que ambas industrias son incompatibles.

“Estábamos bastante entusiasmados. Tuvimos el producto ideal para ellos, estábamos acorde con el precio y calidad, pero por ser del valle de Itata se puso pie atrás. Hay que ver en el futuro cómo vamos a recuperar esta imagen para seguir exportando con tranquilidad, además de lo que significa para otras miles de personas y actividades no viñateras de la zona”, sentenció.

Por su parte el ingeniero agrónomo, enólogo y profesor emérito de la Universidad de Concepción, Ricardo Merino, lamentó la noticia, ya que la zona viñatera del Itata es conocida y respetada por sus vinos orgánicos de buena calidad.

“Suecia es bastante exigente. Quien compra es prácticamente el gobierno y ellos ya habían aceptado la partida, pero cuando se supo que era de la cuenca del Itata y que había una planta de celulosa que ni siquiera estaba en marcha significó que el rechazo a la partida de un vino orgánico”, expresó.

El experto agregó que esto puede significar el comienzo del rechazo de otros productos de parte de los mercados extranjeros. “Eso es lo que va a seguir ocurriendo no solamente con los vinos, si no con la cereza, la mosqueta, la mora, la miel, van a ser tremendamente perjudicados”.


Por Daniel Guajardo
Etiquetada en: .