Inicio 24 de mayo de 2006

USD Obs.:     :     UF:     UTM:

La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse
La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse

Las nuevas tendencias del vino buscan con ansias productos innovadores, así lo ideal es guiar al consumidor a una nueva experiencia con sabores antes no probados...



alistan primer centro biotecnológico de reproducción ovina del país


Obtener material genético de distintas razas de ovejas de interés comercial y de alto valor genético, con certificación de calidad y trazabilidad de origen, será el objetivo de la primera unidad de biotecnología reproductiva ovina de alta calidad a nivel nacional, que será inaugurado próximamente de manera oficial en dependencias de la Universidad Austral de Chile, y que contó con el apoyo financiero de la Fundación para la Innovación Agraria, del Ministerio de Agricultura.

El centro biotecnológico incorporará genética de alta calidad a los rebaños ovinos de las regiones VII, X y XII, a las que ofrecerá embriones, carneros y semen de alta calidad, que permitirán mayores niveles productivos, mejor calidad del producto y menores costos de producción, al multiplicarlos en forma más rápida y económica y reunir en un mismo banco genético las mejores razas dispersas en el país.

El proyecto partió en diciembre de 2004 y finalizará en 2008 y lo ejecuta el Instituto de Reproducción Animal de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Austral de Chile, a través de los académicos e investigadores Jorge Correa, Director del Instituto de Reproducción Animal, y Renato Gatica, Profesor Titular de la UACH.

Participan además la Estancia Josefina, de Magallanes, PRODESAL Programa de Desarrollo Asociado a Productores INDAP de la X Región, AGRECOR Asociación de Criadores de Ovinos de la VII Región y ARCO S.A., Asociación de Criadores Ovinos de la VI Región.

Rodrigo Vega, Director Ejecutivo de FIA, explica que “el centro se suma al nuevo Plan Ganadero del Gobierno debido a que el mercado internacional de productos ovinos no está satisfecho, y nuestro país, por sus características zoosanitarias -libre de fiebre aftosa y escaso riesgo de EEB- ha establecido como objetivo estratégico generar una mayor oferta de estos productos, tanto en cantidad como en calidad, y en el corto plazo, para aprovechar la oportunidad existente”.

El ejecutivo explica que a pesar de que el país ya importa genética ovina de alta calidad, los pequeños productores no han accedido suficientemente a la tecnología debido al alto costo que implica el proceso. Además, al importar material genético existe un riesgo sanitario, el cual disminuirá multiplicando el material en el propio país interesado. “Por ello, este centro cumplirá una importante labor de transferencia y replicabilidad del material entre los pequeños empresarios y ganaderos del país”.

Entre las tecnologías con las que el centro trabajará están las de aspiración folicular por laparoscopía, producción in vitro de embriones (PIV), maduración de ovocitos, capacitación espermática y fertilización, cultivo y crioconservación de embriones.

Además, el nuevo centro mantendrá y propagará material genético de alta calidad y dispondrá de una cantidad de crías por hembras zootécnicamente superiores mediante la transferencia de embriones de genética multiplicada.

El centro

La unidad se ubica en la Universidad Austral de Chile, campus Isla Teja, donde se encuentran también los laboratorios del Instituto de Reproducción Animal de la Corporación.

Allí se implementará un banco de razas ovinas que permitirá disponer de recursos genéticos valiosos en el tiempo, por lo que los rebaños permanentemente podrán ser renovados. Este banco, por ejemplo, contará con información sobre las distintas cruzas realizadas, incluyendo el parentesco entre los animales.

También se desarrollará un sistema de trazabilidad, respetando las normas y protocolos establecidos a nivel internacional, que permitirá asegurar a los productores el origen de los animales que están adquiriendo; y un sistema de certificación de calidad, que permita certificar que la producción respeta las normas internacionales de calidad que existan para este tipo de productos.

El centro tecnológico de reproducción de ovinos de alta calidad permitirá además la venta directa de embriones de alta calidad genética, de razas de leche y carne, así como la venta de semen y ejemplares machos de alta calidad genética para los productores interesados, los que podrán servir de “colonos genéticos” en rebaños a intervenir.

Jorge Correa, Director del Instituto de Reproducción Animal de la UACH, explica que “el centro generará productos y servicios genéticos que satisfagan los requerimientos de una industria en expansión y, al mismo tiempo, se vinculará con el sector productivo, especialmente pequeños y medianos ganaderos, a fin de aumentar la cantidad y calidad de sus rebaños”.

El académico agrega que “la ventaja comparativa de este centro no será la tecnología, que ya existe en el país, sino el énfasis en desarrollar un modelo de articulación y transferencia que permita a nivel territorial la masificación de estas herramientas a costos más accesibles para el pequeño y mediano productor.”

Demanda insatisfecha

Gracias al acuerdo comercial con la Unión Europea, a nuestro país le corresponde una cuota de 5.000 toneladas de carne ovina libre de arancel, con un aumento de 500 toneladas al año. Sin embargo, aún la producción interna no genera tanta producción, con lo que se produce una demanda que el país no logra satisfacer.

Los países de la UE son los principales mercados de destino de las exportaciones chilenas de carne ovina, con un 80,3% del total, destacándose España, Francia, Inglaterra y Bélgica. Los otros países a los cuales se exporta son México, Israel y, últimamente, Brasil.

En el país, sin embargo, la demanda interna continúa baja. En la última década se ha constatado una sostenida caída en el consumo por cápita de carne ovina, el cual en el año 1997 sólo alcanzó a 0,4 kilogramos por habitante, recuperándose en los dos años siguientes a 0,5 kilogramos, para nuevamente descender en los años 2000, 2001 y 2002 a 0,4 kilogramos per cápita.

Ovinos en Chile

Los sistemas de producción ovina de nuestro país se encuentran concentrados principalmente en la XII Región. Según el IV Censo Nacional Agropecuario había 3,7 millones de ovinos en 1997. La cifra se habría reducido en el año 2002 a unos 3,4 millones de lanares.

La población de ovejas lecheras en el país alcanza apenas a unos cientos de animales, de las dos razas lecheras principales: Latxa, introducida al país por proyecto FIA, y Milchsaft. En carne, las principales razas son Texel, Dorset y Dohne Merino.

De acuerdo a una estimación del año 2001, la composición del ganado ovino incluía ese año las razas Corriedale (59%), Romney Marsh (9%), Hampshire y Suffolk (15%), Merino Precoz (14%), Merino Australiano (0,8%) y Otras Razas (1%).

La XII Región, que aporta el 50% de la faena nacional, tuvo durante el año 2003 un fuerte proceso de retención de vientres, ya que los precios de la carne y de la lana habían generado ese año buenas expectativas entre los productores de ovinos. Desde entonces, las exportaciones de carne ovina han aumentado en valor, y levemente en volumen.


Por Daniel Guajardo
Etiquetada en: , .