Inicio 07 de abril de 2006

USD Obs.:     :     UF:     UTM:

La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse
La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse

Las nuevas tendencias del vino buscan con ansias productos innovadores, así lo ideal es guiar al consumidor a una nueva experiencia con sabores antes no probados...



australia busca viñedos en chile


Latinoamérica, gracias a terroirs únicos como los de Chile y Argentina, y al empuje de empresarios de ambos lados de la cordillera atrajo por un tiempo a algunos inversionistas norteamericanos, franceses e italianos, sin embargo, esta idea se estancó hace unos años. Un ejemplo de ello es Estados Unidos que estuvo presente en Argentina y Chile a través de Kendall Jackson; pero luego de incursionar en el país del tango vendió sus inversiones a empresarios locales.

Argentina en su momento fue un boom de compra y venta de bodegas por parte de chilenos, que actualmente poseen más de siete empresas “binacionales” que tratan de trabajar su marketing de forma independiente y de esa manera convencer al mercado que es vino argentino con espíritu trasandino. Esto se debe al gran nacionalismo de los argentinos que prefieren los vinos de su país, por lo que el proceso de introducción ha sido más lento en algunos casos. Con estos antecedentes no es un misterio que Bodegas Argentinas son de peso en el país y son altamente preferidas por los argentinos. Tampoco es un misterio que Bodegas con capitales chilenos se acercan a ser los primeros exportadores de vino argentino.

En este período de inversiones muchas marcas chilenas se dieron cuenta rápidamente, que debían tener un equipo trasandino para ajustarse al know argentino, especialmente porque la mayoría compraba uva local para hacer sus vinos antes de construir sus bodegas.

Ya no es un secreto que algunas bodegas chilenas han estado visitando el Valle de Uco y Tunuyán en Mendoza para adquirir viñedos y bodegas locales, lo que ha generado mucho movimiento entre ambos países porque casi las cuatro principales marcas de Chile están presentes en Argentina y sólo faltan algunas más por llegar.

Por su parte, en Chile, el vino orgánico y biodinámico está moviéndose rápido, y el norte del país es el polo de atracción gracias al Terroir de Punitaqui en el Valle de Limarí, donde se producen las “uvas orgánicas Premium”. Pionera en el biodinamismo es la Viña AguaTierra, de propiedad del norteamericano James Pryor, quien en las últimas semanas ha recibido diversos inversionistas de California, Italia y Chile para conocer sus operaciones debido al alto impacto que ha tenido la calidad excepcional de sus uvas, que son compradas por reconocidas Bodegas Chilenas de Colchagua, Elqui y Casablanca. Su reciente inicio del proceso de certificación Biodinámica en el Norte de Chile, los ha posicionado aún más en el contexto global de vinos de excelencia.

EUROPEOS SIEMPRE PRESENTES EN LATINOAMERICA

En cuanto a los italianos, desde Montalcino (Siena), Francesco Marone Cinzano, quién es dueño de Col d’Orcia Societa Agricola S.P.A. y Viña La Reserva de Caliboro S.A. en San Javier – Maule – Chile, nos comenta: “Como en todas partes del mundo algunos celosos de sus posiciones siempre existen, ya sea en Italia como en Chile, sin embargo, mi experiencia ha sido muy positiva, sobre todo la parte gubernamental que ha cumplido con todo lo que ofrece. Además, hay interés por los proyectos extranjeros y en la mayoría de los casos los chilenos tienen un sincero afán de contribuir y hacer las cosas más fáciles.

Está claro que Marone Cinzano prepara algo grande para los próximos meses, pero se lo guarda para mantener la curiosidad y confidencialidad obvia de un inversionista extranjero con experiencia.

AUSTRALIA: EL PAÍS DE LOS CANGUROS & VINOS

Desde el otro lado del Pacífico, los especialistas del marketing de vinos internacionales, han estado preparando con mucho sigilo y mucha prudencia el arribo de vinos australianos a Chile, considerando un rango de 7 a 10 etiquetas, tintos y blancos. Esto, significa trabajar con unas seis viñas australianas ya seleccionadas, sin embargo, no sólo van a traer mostos. En círculos cerrados de inversionistas se estudian las implicancias que tendría la llegada no sólo de vinos, si no más bien, inversionistas en búsqueda de viñas Chilenas para ser compradas, escenario que se ve favorecido si consideramos la baja del dólar y la baja en las exportaciones.

Ian Frederickson, Gerente de Desarrollo de Negocios de Australian Trade Commission (Austrade) en Chile comenta: “Nuestro país desarrolló una red de oficinas a lo largo de toda Australia que apoya proyectos de inversión en este y otros sectores. A través de él ponemos en contacto a las viñas en Chile con las australianas que mejor cuadren según el perfil del proyecto. También tenemos un sistema on-line donde comunicamos oportunidades de inversión en estos mercados y es inmediatamente accesible por todas nuestras oficinas y otros agentes del sector.”

A su vez, en ocasiones, Austrade, desarrolla “Investment briefs” que son elaborados y compartidos internamente en su estructura, además de apoyar a las marcas que arriben con lanzamientos oficiales en Chile y asesoría o ayuda para tener soporte en materias legales y contables relevantes para la operación. Todo esto para casos de Joint ventures o para establecer sus propias compañías en el mercado.

Como comenta Maximiliano Morales de Andes Wines: “Chile y Argentina se preparan para una nueva etapa, donde lentamente se fusionan conglomerados económicos y exportadores para enfrentar el difícil mercado internacional, y de esta forma lograr mejores procesos de negociación y a su vez, un posicionamiento más global, que debe ir acompañado por un marketing estratégico del vino”


Por Daniel Guajardo
Etiquetada en: .