Inicio 22 de marzo de 2006

USD Obs.:     :     UF:     UTM:

La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse
La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse

Las nuevas tendencias del vino buscan con ansias productos innovadores, así lo ideal es guiar al consumidor a una nueva experiencia con sabores antes no probados...



avanza “agricultura de precisión” entre viñas chilenas


Fotografías multiespectrales, análisis computacional de variables y decisiones sector por sector fueron algunas de las variables que se emplearon en el manejo predial de una viña de la Séptima Región donde se comprobaron las ventajas de aplicar "agricultura de precisión", en el marco de un proyecto piloto de la Fundación para la Innovación Agraria, del Ministerio de Agricultura, durante el que se identificaron y cosecharon de manera diferenciada uvas de un mismo predio, a fin de obtener vinos con características propias de alta calidad.

El manejo del predio bajo el concepto de agricultura de precisión consistió en dividir el viñedo en varios sectores distintos entre sí, y manejarlos también de manera diferenciada, según sus requerimientos particulares de mano de obra, riego y agroquímicos. Con esto, explican los encargados, la modalidad logró uniformar el rendimiento e igualar la calidad.

El proyecto FIA se denominó "Desarrollo de la tecnología de manejo sitio específico en viñedos para mejorar la calidad de la uva a vinificar" y fue ejecutado durante 4 años por el Departamento de Agricultura de Precisión del INIA Quilamapu en conjunto con el Departamento de Estadística de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Concepción y la Viña Martínez de Salinas, de Cauquenes.

Loreto Burgos, supervisora de FIA, explica que "la implementación en Chile de la "Viticultura de Precisión" ofrece a los productores una alternativa de solución a los problemas de rendimiento, calidad y variabilidad de sus viñedos, al realizar un ajuste fino del manejo en áreas particulares del viñedo, para lograr la combinación deseada de calidad y rendimiento".

De acuerdo a la profesional, "a través del Ministerio de Agricultura avanzamos de manera progresiva en apoyar la incorporación de nueva tecnología al sector, que permitan estar en línea con los países más avanzados y mejorar las opciones de comercialización de la producción chilena en los mercados globales".

Stanley Best, investigador del INIA Quilamapu, comenta por su parte que "se trató de usar tecnología para capturar información y en función de eso tomar decisiones. Con esto se evita un gran error que es usar mal los recursos".

La nueva tecnología incluyó manejo de sitio específico, aplicaciones geoestadísticas en el diseño, medición y análisis de la información, sistemas de información geográfica, sistemas de posicionamiento global y datos específicos sobre propiedades del suelo y del rendimiento y calidad del cultivo.

También se optimizó el uso de fertilizantes y fungicidas, aumentó la productividad por hectárea y se ahorró en aplicación de insumos y agroquímicos, al evitar la sub o sobre aplicación de productos y la variabilidad en el rendimiento o la calidad de la producción.

En el transcurso del proyecto, y en vista de los resultados, otras viñas se incorporaron a la nueva modalidad, como por ejemplo Itata Wines, donde se registró una disminución de consumo de agua para riego del 40% gracias a la tecnología, cifra que los encargados esperan seguir bajando.

Actualmente son 35 mil hectáreas de vides las que producen bajo esta modalidad y que incluye reconocidas viñas como Santa Rita, San Pedro, Errázuriz Caliterra, Itata Wines, Undurraga, Morandé, Concha y Toro y Martínez de Salinas, entre otras.

Los resultados

El resultado principal del proyecto fue la introducción de una nueva tecnología al sector vitivinícola, la cual se basa en el uso de imágenes multiespectrales para identificar y magnificar las diferencias en los viñedos y asociar estas diferencias a las causales en terreno.

La información sectorizada dentro del viñedo permitió facilitar la toma de decisiones para corregir o disminuir la variabilidad, obtener registros temporales y gestionar el viñedo de forma integrada en un sistema digital.

La metodología, además, recopiló información clasificada sobre las distintas variables, y labores realizadas en toda la temporada de producción, que a su vez sirvió para manejar el viñedo por medio de la zonificación natural existente y establecer un procedimiento ordenado en la cosecha por madurez, aplicación de agroquímicos y decisiones de riegos, entre otras.

Entre los beneficios de la viticultura de precisión, el proyecto comprobó que permite la realización de cosechas diferenciadas, así como perfeccionar el monitoreo y sus resultados, permitiendo decisiones en base a información precisa y oportuna, reduciendo el riesgo de errores en las decisiones y obteniendo considerables ahorros en cantidad de mano de obra requerida.

Agricultura de Precisión

Los especialistas explican que la agricultura de precisión consiste en hacer un uso racional de los recursos para optimizar la producción, de acuerdo a los objetivos comerciales que busca la empresa, en términos de productividad y calidad. Por otra parte, el ordenamiento de la información productiva a nivel predial genera una plataforma de trabajo eficiente y completa, acorde a los requerimientos de mercados internacionales en términos de trazabilidad y protección ambiental.

Una premisa básica de la agricultura de precisión es que más y mejor información puede reducir la incertidumbre en la toma de decisiones sobre el manejo. La tecnología actual incluye, por ejemplo, múltiples sensores remotos con luz infrarroja y sistemas de posicionamiento global (GPS) e información geográfica (SIG), que permiten la localización instantánea (altitud, latitud y longitud) de cada sector del potrero, así como el manejo de toda la información generada en el terreno, en forma de mapas georreferenciados.

En el transcurso del proyecto FIA se determinó que los costos por hectárea de la realización de un manejo de agricultura de precisión, considerando el actual estado del arte del conocimiento y los servicios ofrecidos, varía entre 9000 a 15000 pesos/ ha, lo cual se compensa -explican- por las ventajas otorgadas por el sistema.


Por Daniel Guajardo
Etiquetada en: , .