Inicio 24 de mayo de 2007

USD Obs.:     :     UF:     UTM:

La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse
La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse

Las nuevas tendencias del vino buscan con ansias productos innovadores, así lo ideal es guiar al consumidor a una nueva experiencia con sabores antes no probados...



viñateros comenzarán a recibir recursos del plan de fomento de indap en julio


El 2 de julio debería iniciarse el proceso de asignación de recursos a los pequeños productores viñateros en el marco del plan que el Instituto de Desarrollo Agropecuario lleva trabajando desde marzo para paliar la situación que enfrentan los agricultores por los bajos precios de la uva vitivinícola. Tras varias semanas de conversaciones con los productores de las regiones VI, VII y VIII, alcaldes de las comunas afectadas y personeros de gobierno, el director nacional de INDAP, Hernán Rojas, anunció la puesta en marcha del Plan de Fomento Productivo para el Sector Vitivinicultor, en la ciudad de Curicó.

Los representantes de la Mesa Nacional del Vino se reunieron en la región del Maule para dar la partida a los acuerdos adoptados en conjunto por las autoridades de gobierno y los productores afectados. El Plan de Fomento para el Sector Vitivinicultor de INDAP contempla la asignación de 16 mil 839 millones de pesos entre el 2007 y el 2011, y la cobertura de 4 mil agricultores viñateros que no han podido cubrir sus costos mínimos ante la brusca baja en el precio de compra de la materia prima por parte de las grandes viñas.

Rojas indicó que el gobierno ha dispuesto “la asignación de más de 16 mil millones de pesos en cinco años, de los cuales un 12% se gastará en la región de O`Higgins, un 42% en la del Maule y un 46% en la del Bío Bío”. Los recursos serán distribuidos principalmente en incentivos a la producción y el fortalecimiento de la competitividad de los agricultores mediante dos líneas de acción: “Por un lado vamos a establecer un sistema de innovación tecnológica en el rubro, con mejoras a la calidad y productividad de las viñas, el fortalecimiento de los vínculos formales con los grandes viñateros, y la búsqueda de nuevos nichos de mercado, como la agricultura orgánica; y por otro, vamos a incentivar la diversificación productiva para encontrar alternativas en otros rubros más rentables”, dijo el director de INDAP.

Entre los acuerdos adoptados en la constitución de la Mesa Nacional, se instruyó a las mesas regionales del vino que debatan sobre los mecanismos para afinar los criterios que se exigirá a los postulantes a los beneficios, y la realización de seminarios especializados para debatir sobre las alternativas de diversificación y, lo más importante, enfrentar a los grandes viñateros para debatir sobre las necesidades de los mercados. Junto con eso, INDAP se comprometió a realizar una fuerte capacitación a los técnicos que realizarán los diagnósticos de los predios afectados, para así asegurar que la asesoría que obtengan los productores sea “pertinente”, acotó Rojas.

El pasado 22 de abril, el ministro de Agricultura, Álvaro Rojas, y el director de INDAP se reunieron con los productores en la comuna de Trehuaco para adelantar la entrega de más de 16 mil millones para el sector. En esa cita, el gobierno y los agricultores definieron un cronograma de trabajo para la puesta en marcha del plan y para definir los detalles de cómo operará el sistema de incentivos para la competitividad de los pequeños productores. Hernán Rojas explicó que por cada año, INDAP gastará hasta 230 mil pesos en asesorías técnicas por cada agricultor, 150 mil pesos en bonos de inversión tecnológica por cada afectado, más un conjunto de otras medidas en créditos y diagnósticos prediales, lo que implicará un gasto de hasta dos millones 200 mil pesos por cada vitivinicultor.

Se espera que entre el 28 de mayo y el 8 de junio se efectúen las postulaciones al programa, y que entre el 11 y el 15 de junio se seleccionen las demandas de los productores para iniciar luego el proceso de diagnóstico de los predios, entre el 16 y el 30 de junio, y así iniciar la entrega de los recursos y la intervención de las explotaciones a contar del 2 de julio. Según precisó el titular de INDAP, el diseño del plan apunta principalmente al fomento productivo “que se traducirá en los bonos que entregaremos, en las alianzas productivas que impulsaremos y en todo el apoyo a la inversión en innovación tecnológica para fortalecer a los agricultores frente al poder de compra que representan las grandes viñas”.

En esta línea, el diseño del mejoramiento tecnológico contempla acciones para riego, infraestructura y equipos; mientras que en el área de la diversificación productiva se podrá optar pos asesoría e incentivos para proyectos de turismo rural o sistemas productivos en rubros agroforestales (olivos, castañas o cerezas), Silvopastorales (frutales, ovinos), pecuarios, y agrícolas (hortalizas y otros). Rojas explicó que todo este programa busca “reforzar la profesionalización del sector y la asociatividad para enfrentar de mejor manera los vaivenes del mercado”.

“Para nosotros ha sido un proceso inédito de trabajo, ya que por primera vez se ha integrado a los afectados directos al trabajo y las discusiones para encontrar la mejor solución a las crisis. Naturalmente, cuando se hace por primera vez un proceso participativo y ciudadano, hay opiniones diversas y gente que no está de acuerdo con todas las medidas, pero lo que hay que valorar es que la gran mayoría de los productores está dispuesta a trabajar desde ya en un plan que les dará más y mejores herramientas para competir”, señaló el titular de INDAP.

En tanto, los productores viñateros valoraron los esfuerzos por proponer un mecanismo de mejoramiento de la competitividad, pero recalcaron que el gran problema del sector es el bajo precio que están pagando las grandes viñas por la materia prima. Los dirigentes Gabriel Vera, de Talca, Manuel Rodríguez, de Villa Alegre, y Enrique Orellana, de Santa Cruz, solicitaron a la Mesa Nacional del Vino una discusión seria respecto de los problemas de comercialización de las uvas pues los productores tienen experiencia y calidad técnica probada.

De hecho, los viñateros incluso plantearon la posibilidad de generar un sistema nacional de certificación de calidad de la materia prima para optar a mecanismos más objetivos en la fijación de los precios. “Nuestro gran problema es la comercialización porque las grandes empresas se están llenando los bolsillos de plata a costilla de los pequeños productores; por eso pedimos que se abran otros mercados y poner parámetros para la calidad de los cultivos”, señaló Enrique Orellana, pequeño productor.


Por Daniel Guajardo
Etiquetada en: .