Inicio 25 de septiembre de 2007

USD Obs.:     :     UF:     UTM:

La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse
La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse

Las nuevas tendencias del vino buscan con ansias productos innovadores, así lo ideal es guiar al consumidor a una nueva experiencia con sabores antes no probados...



textileras de la araucania: en busca de la innovación y excelencia


Una de las emprendedoras a las que hace mención es Rosa Melinao, mujer mapuche oriunda de la comuna de Cunco, quién señala que la tradición en artesanía textil “me fue enseñada desde chica”. Para ella la clave del desarrollo del rubro está en “trabajar asociativamente, con tejidos bien terminados, teñidos naturales y con prendas que de verdad correspondan a diseños desde la identidad mapuche”.

Desde hace varios años que instituciones no gubernamentales, públicas y privadas, desarrollan con mayor o menor éxito acciones para fomentar la artesanía textil de origen mapuche. Desde incipientes trabajos de apoyo a comunidades indígenas y productoras rurales hasta elaborados proyectos incorporados bajo las lógicas del comercio justo y la internacionalización de la producción forman parte del amplio repertorio de apoyo a iniciativas locales, donde destacan el trabajo de organizaciones como la Casa de la Mujer Mapuche, Fundación Chol Chol, universidades, grupos locales, municipios e instituciones públicas como INDAP, SERNAM, ProChile, Araucanía Tierra Viva, entre otras.

Para Pamela Ríos, Directora Ejecutiva de Fundación Chol Chol, el trabajo en el área requiere “entender que estamos inmersos en un proceso que parte desde la alimentación de la oveja, lavado de lana, hilado, teñido, diseño, terminaciones hasta la comprensión de los intereses del consumidor”. Señala la importancia de comprender que no sólo se trata de producción y comercialización sino que “detrás de las iniciativas que impulsamos y acompañamos está la identidad de un pueblo, una forma solidaria de hacer economía con sentido y valores como la asociatividad y solidaridad”.

María Angélica Castillo, productora rural de la comuna de Curacautín, es la presidenta de la Red de Artesanas Textiles de La Araucanía, instancia que nace al alero de la Mesa de la Mujer Rural el año 2005 y que en sus propias palabras “tiene como propósito el trabajo coordinado y asociativo de productoras de diversas comunas con la institucionalidad pública”. Según lo comenta son muchas las mujeres mapuche y no mapuche que ven en la textilería una posibilidad para mejorar los ingresos familiares. “ con el apoyo de instituciones hemos podido perfeccionar nuestras rústicas técnicas de tejido artesanal, para transformarnos en mujeres emprendedoras y capaces de desenvolvernos con mayor facilidad en el difícil y poco valorado trabajo artesanal, rescatando y privilegiando las raíces del pueblo mapuche y a la vez la de nuestro respectivos sectores rurales”.

Artesanía de calidad

Hacer un trabajo de calidad es quizá el elemento reiterativo que ronda en las conversaciones con las productoras. No sólo se trata de vender a precios adecuados y colocar el producto en exposiciones y ferias, entienden que el desarrollo de la artesanía textil regional pasa por abrir nuevos mercados, satisfacer a consumidores exigentes, que compran productos con una denominación de origen asociada profundamente a una cultura e identidad mapuche, con diseños adecuados, terminaciones óptimas y que cumplan efectivamente con las especificaciones y estándares dados.

Para Pamela Ríos existe una evolución notoria en la calidad de la artesanía textil que está asociada tanto a un mejor trabajo desde las productoras como también a las exigencias de los mercados nacionales e internacionales. “En nuestra acción con productoras, por ejemplo, hemos avanzado hacia un trabajo en el cual existe un compromiso con el producto que ofrecemos, una responsabilidad y una comprensión desde los requerimientos de los clientes”. Profundiza en que se requiere una revisión constante de los procesos que incluso pasa por contactar a las productoras con los clientes y evaluar su satisfacción.

Ya son varias las organizaciones que desarrollan giras prospectivas a mercados específicos en Europa y Estados Unidos. Productoras regionales participan de ferias nacionales e internacionales y en el rubro turístico son varios los hoteles y complejos que ofrecen la producción local a turistas extranjeros y nacionales. Se reconocen iniciativas como las del municipio de Nueva Imperial que de forma sistemática y comprometida abordan la artesanía textil en lana desde una mirada sistémica, enfocándose a un proceso que parte desde la producción de lana de oveja en el predio rural hasta la prospección de mercados altamente especializados como el francés, norteamericano y otros.

Expectativas en crecimiento

Desde la perspectiva local crece el interés por trabajar el tema desde las organizaciones, productoras individuales y municipios. Eliana Jaramillo, Encargada de INDAP Araucanía del Área Mujer Rural comenta que existe “un gran interés de las mujeres del mundo rural por participar de capacitaciones, asociarse y trabajar en el rubro de artesanía textil, lo que permitió incluso a que desde la Mesa de la Mujer Rural naciera una Red de Artesanas Textiles que agrupa a organizaciones y productoras de 22 comunas”. La demanda también crece en la postulación a recursos específicos tanto para el establecimiento de planteles ovinos, telares, capacitaciones y apoyos específicos para la participación en giras y ferias especializadas.

Hace unos días por ejemplo, el programa Araucanía Tierra Viva apoyó a la Red con recursos para la adquisición de telares, ruekas y escarmenadoras esto con el objetivo de potenciar los procesos microempresariales de las artesanas. Universidades regionales desarrollan capacitaciones. Instituciones públicas como el INDAP financian planteles ovinos y mejoras prediales. Organizaciones privadas con el apoyo financiero de agencias públicas viajan a prospectar mercados a Italia, Estados Unidos, Francia, España y otros. Productoras participan en ferias especializadas tanto nacionales como extranjeras y crece la demanda internacional y nacional por artesanía textil con identidad.

Las expectativas son altas: internacionalizar la artesanía textil mapuche; mejorar en calidad, volumen y diseños con identidad; profundizar el conocimiento de mercados y atraer recursos para capacitación, estudios, desarrollo organizacional e implementación.

Pamela Ríos reafirma lo conversado con las productoras, “existen grandes expectativas y avances sustantivos en calidad ahora quizá falta tomar el tema en serio, en conjunto con las autoridades de Gobierno, generando las coordinaciones y estrategias necesarias a mediano y largo plazo”.

Hubo esperanzas durante el año 2006. Desde el Gobierno Regional se iniciaron conversaciones y gestiones para dar un salto cualitativo en el rubro artesanía regional. Se diseñaron estrategias, se realizaron reuniones y coordinaciones, se habló de escuelas artesanales, de especialización y nuevos mercados.

Desde un perspectiva externa creemos que existen las condiciones regionales para generar un salto cualitativo en el rubro artesanía textil con identidad. Quizá es hora de retomar aquellas gestiones de hace corto tiempo y comenzar a proyectar un rubro que además de generar ingresos a esforzadas mujeres y rescatar el patrimonio del pueblo mapuche se pueda convertir en un dinamizador de economía locales y en una embajada permanente de nuestra Región de La Araucanía.


Por Daniel Guajardo
Etiquetada en: .