Inicio 26 de octubre de 2009

USD Obs.:     :     UF:     UTM:

La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse
La cepa italiana Lambrusco llega a Chile para quedarse

Las nuevas tendencias del vino buscan con ansias productos innovadores, así lo ideal es guiar al consumidor a una nueva experiencia con sabores antes no probados...



Kaloba, alternativa natural al uso de antibióticos


Kaloba es el primer medicamento natural, con efectos farmacológicos y clínicos que demuestran científicamente que previene y alivia las enfermedades al tracto respiratorio. Se recomienda para el tratamiento de las infecciones agudas de etiología viral de las vías respiratorias como también para resfriados comunes, gripe, faringoamigdalitis, laringotraqueitis, bronquitis, rinosinusitis entre otras.

Tiene un sabor neutro y puede mezclarse con agua, jugos u otros líquidos. Se recomienda para todas las edades desde niños a adultos en distintas dosis.

Este medicamento natural, es un extracto de raíces del Pelargonium sidoides de la familia gerináceas, planta originaria de Sudáfrica, que ha demostrado ser seguro y eficaz en todos los procesos infecciosos de las vías respiratorias.

Se debe tener en cuenta que el 80% de las enfermedades del tracto respiratorio superior son de etiología viral, donde los antibióticos no están indicados. El uso excesivo de estos es causa de preocupación médica, ante la creciente resistencia que ofrecen las bacterias a este tipo de tratamiento.

Los cambios climáticos, el estrés y la contaminación son otros factores preponderantes que hace que la población esté más proclive a contraer alguna de estas enfermedades. El exceso de calor, luego frío y viceversa, exponen tanto a niños como adultos a que se contagien fácilmente y contraigan alguno de estos molestos cuadros respiratorios.

Es de vital importancia la administración de Kaloba tanto en la etapa precoz como en el transcurso de los cuadros infecciosos respiratorios virales (etapa de pródromos), ya que sus efectos logran un acortamiento en la evolución de la sintomatología de 2 días, en comparación con las medidas terapéuticas tradicionales. Cabe destacar que este producto permite racionalizar y minimizar la utilización de antibióticos, ya que no solo logra controlar la infección viral, sino también prevenir la probable sobre infección bacteriana.

Los principios activos identificados del pelargonium sidoides tienen los siguientes efectos:

- Actividad antiviral indirecta.

- Actividad citoprotectora.

- Actividad bacteriostática moderada.

Estos comprobados hallazgos farmacológicos de Kaloba, constituyen una base científica que demuestra la racionalidad y efectividad del uso del compuesto en los procesos infecciosos de las vías respiratorias altas y bajas, que frecuentemente son de etiología viral donde secundariamente puede sobreagregarse una infección bacteriana, como consecuencia del debilitamiento del sistema inmunitario.

Manejo racional y prudente de los antibióticos

La resistencia de los antibióticos es un problema sanitario grave y creciente, que ha ganado la atención nacional, ya que aumenta a una velocidad alarmante tanto en hospitales como en la práctica de consultorio médico.

Los microorganismos que habían sido sensibles a los agentes antimicrobianos durante décadas, ahora han desarrollado resistencia no solo a las terapias clásicas sino también a los agentes mas nuevos. Otras bacterias han desarrollado resistencia a antibióticos recientes, prácticamente en cuanto la droga se pone en el mercado.

Las bacterias son microorganismos de estructura celular simple que invaden el organismo, se multiplican rápidamente y pueden producir infección. Los antibióticos combaten la infección interfiriendo con las funciones vitales y/o la reproducción de las bacterias. Sin embargo, las bacterias tienen una habilidad natural de hacerse resistentes a los fármacos a través de la mutación.

Hay tres factores que influyen en la evolución de los microorganismos resistentes:

- Las mutaciones en los genes bacterianos comunes.

- Intercambio de material genético (ADN) entre las bacterias. Un proceso denominado transformación, logra transferir algunos genes resistentes desde los huéspedes originales a nuevos organismos, haciéndolos resistentes a agentes antimicrobianos adicionales.

- Una presión selectiva provocada por el uso de grandes cantidades de antibióticos, no solo dentro del ambiente hospitalario, sino también en la comunidad.

Por tanto si se quiere reducir el problema de la resistencia antibiótica, los clínicos deben concentrar sus esfuerzos no solo en el uso de los antibióticos (uso erróneo/excesivo) sino también en factores adicionales que contribuyen a la resistencia como lavado de manos y otras medidas de control de infecciones.

De acuerdo a un artículo reciente en The Journal of the American Medical Association, los médicos a menudo recetan excesivamente antibióticos por las expectativas de los pacientes, por no tener suficiente tiempo como para hablar con ellos y explicarles porqué no necesitan un antibiótico, y además, por la preocupación que puedan subdiagnosticar una infección bacteriana cuando está indicando un antibiótico.

Tanto profesionales de la salud como los pacientes pueden jugar un papel activo ayudando a dominar el creciente problema de la resistencia antibiótica.

Hay varios factores que pueden ayudar a minimizar el desarrollo de resistencia antibiótica. Desde el punto de vista médico incluyen:

- Hacer un diagnóstico apropiado.

- Usar combinaciones adecuadas de antibióticos.

- Considerar el uso de un antibiótico selectivo en las infecciones simples, con el fin de preservar los antibióticos de amplio espectro para infecciones más graves.

- Evitar el uso innecesario de antibióticos para infecciones virales, como: resfrió común y el uso excesivo para infecciones graves.

- Si se trata empíricamente, revisar el tratamiento en base a la evolución del paciente y/o los resultados de los exámenes paraclínicos.

Además, los pacientes pueden colaborar en la reducción de la resistencia antibiótica siguiendo varias pautas simples que incluyen:

- Tomar los antibióticos exactamente como se indica, ya que ciertos medicamentos deben ser ingeridos con o sin alimentos.

- Evitar exigir antibióticos contra el consejo médico.

- Completar el tratamiento aún si los síntomas desaparecen, ya que si el mismo se interrumpe precozmente, pueden sobrevivir algunas bacterias y reinfectar.

- Evitar solicitar antibióticos específicos a su médico, porque la medicación elegida debe ser adaptada al tipo específico de infección.


Por Daniel Guajardo
.